Sangre en el agua


Sangre en el agua, por: Tim Zimmermann. Lunes, 18 de julio 2011


El 24 de diciembre de 2009, una orca de 6.600 kilos mató al entrenador Alexis Martínez en un parque acuático en las Islas Canarias. Dos meses más tarde, la entrenadora Dawn Brancheau fue asesinada por una orca en SeaWorld Orlando. Con el proceso judicial de OSHA sobre la seguridad de los entrenadores en SeaWorld Orlando, que comenzó el 19 de septiembre, Tim Zimmermann se pregunta: ¿la muerte de Alexis Martínez ha servido como advertencia sobre el potencial letal de las ballenas asesinas siendo entrenadas para nuestro entretenimiento?


Keto, la orca que mató a Alexis Martínez, en una actuación en el Loro Parque







A las 11:25 A.M. del 24 de diciembre de 2009, el teléfono de Estefanía Luis Rodríguez sonó. Estefanía, de 25 años, es una mujer joven, sincera y amable que trabaja como técnico de farmacia cerca de la ciudad costera del Puerto de la Cruz, en la costa norte de Tenerife en las Islas Canarias, España. Al ver el identificador de llamadas vio que se trataba de su novio, Alexis Martínez, un entrenador de orcas en un parque zoológico llamado Loro Parque, una de las mayores atracciones turísticas en las islas. Loro Parque es un zoológico que alberga todo tipo de animales, desde aves hasta delfines y leones marinos y, a partir de 2006, a cuatro orcas introducidas desde Estados Unidos por SeaWorld.
Estefanía y Alexis, de 29 años, habían estado juntos hacía siete años, después de coincidir en la fiesta de un amigo común, y se habían instalado juntos en un apartamento tres meses antes del incidente. Ella adoraba a Alexis, que era guapo, generoso, divertido y, en su tiempo libre, tocaba la guitarra en un grupo llamado Inerte. Había estado trabajando sin parar con las orcas en el Loro Parque para preparar un show especial para Navidades.
Cuando Estefanía descolgó el teléfono, no era su novio. Al habla se encontraba Miguel Díaz, jefe del departamento de Orca Ocean, usando el teléfono de Alexis. Le dijo a Estefanía que Alexis había sufrido un incidente con una orca pero que se recuperaría, le dijo que había sido llevado al Hospital Universitario de La Laguna, a unos 32 kilómetros del lugar. Estefanía llamó inmediatamente a la familia de Alexis y junto con la madre corrieron hacia el hospital.
En el coche, Estefanía estaba profundamente preocupada. Durante meses, Alexis le había estado contando que las cosas no iban bien en Orca Ocean, que había mucha agresividad entre las orcas y que a veces se negaban a obedecer las órdenes de los entrenadores, perturbando los entrenamientos y los shows.
Después de empezar en el Loro Parque trabajando con los pingüinos y los delfines, Alexis pasó a ser entrenador de orcas en 2006. A medida que fue ganando experiencia, según él mismo comentaba, su preocupación por la seguridad fue incrementando, incluso hasta el punto de contemplar el dejar de trabajar allí. La preparación para el show de Navidad sólo añadía más estrés. Estefanía recuerda cómo Alexis le decía: “Estoy tan cansado”, “Es normal, todos están cansados” respondió ella. Él menaba la cabeza, “mi trabajo es especialmente arriesgado y tengo que estar bien descansado y preparado siempre. Con todo lo que está pasando, cualquier cosa podría suceder en cualquier momento.”

Alexis y Estefanía


En la carretera hacia La Laguna, Estefanía y Mercedes seguían atentas a los teléfonos móviles, mientras su inquietud aumentaba por momentos. Los tío de Alexis, entre otros, ya se habían enterado de que Alexis no estaba en el hospital de La Laguna sino en el Bellevue, un hospital privado del Puerto de la Cruz, a cinco minutos de la casa de Alexis. Confundida, Estefanía llamó a Miguel Díaz. Él insistió que Alexis se encontraba en el hospital de La Laguna pero, un rato después, llamó a Estefanía para confirmarle que Alexis se encontraba en el hospital Bellevue. Sobre las 12:30 p.m., después haber estado conduciendo en la dirección equivocada durante más de una hora, Estefanía y Mercedes llegaron al fin al hospital Bellevue, en donde se encontraron a Wolfgang Kiessling, presidente del Loro Parque, que ya se encontraba allí  junto con un comité de representación legal. Fue en el hospital Bellevue donde Estefanía y Mercedes supieron que, en realidad, Alexis había sido asesinado por una orca llamada Keto durante un entrenamiento. Estefanía se encontraba en estado de shock, abrumada por el dolor y la incredulidad. El cuerpo de Alexis había sido firmemente envuelto que sólo dejaba entrever su cara. Estefanía afirma que nadie del Loro Parque le dio explicaciones, excepto que había habido un accidente y que Alexis se había ahogado. En los días y semanas siguientes, pidió a los entrenadores y compañeros de Martínez más información, pero ella afirma que solo encontró respuestas evasivas. No fue sino hasta meses después, cuando ella y la familia de Alexis conocieron los detalles de la autopsia que se dan cuenta de la magnitud del trauma y las marcas de mordidas a las que Alexis había sido sometido, lo que sugiere un incidente muy violento.
Estefanía cree que la muerte de Alexis se había ocultado. El ataque de Keto a Alexis se produjo a las 10:25 a.m. Miguel Díaz llamó a Estefanía una hora más tarde, y el informe de la autopsia da un tiempo estimado de muerte de las 11:35 a.m. "Tuvieron tiempo para hablar y preparar el cuerpo", dice Estefanía, refiriéndose a las más de dos horas que pasaron entre el incidente y su llegada al hospital.

Le pregunté a Patricia Delponti, directora de comunicaciones y relaciones públicas del Loro Parque, sobre la información incorrecta que Miguel Díaz le había dado a Estefanía. "Tan pronto como se produjo el accidente, se llama a la casa de su familia, pero no se obtuvo respuesta", explicó en un e-mail. "Por lo tanto, Miguel utilizó el teléfono móvil de Alexis y llamó a su novia, cuyo número estaba en la agenda de direcciones. Esta llamada se hace después de que Alexis fuera llevado al hospital por los servicios de emergencia. "
Delponti agregó: "Este fue un momento muy difícil para todos, y si la información incorrecta fue compartida con las personas más cercanas a Alexis en el momento inmediatamente después del accidente, se puede atribuirse a la naturaleza de una respuesta de emergencia."
Estefanía se muestra escéptica. “Todos en la familia sintieron haber sido mentidos también”, comenta.

LA MUERTE DE ALEXIS MARTÍNEZ fue una tragedia llevada en silencio por su familia y seres queridos. Recibió poca atención de los medios, incluso en Tenerife. La familia de Alexis recibió un pago del seguro de vida del Loro Parque y contemplaron la posibilidad de demandar al Loro Parque por la muerte de Alexis, pero los abogados les dijeron que las propias leyes de las Islas Canarias están a favor de una entidad como Loro Parque. Las autoridades canarias (incluida la policía y el Ministerio de Trabajo e Inmigración) también investigaron el incidente, sin grandes repercusiones.
Sin embargo, exactamente dos meses después de que Alexis fuera asesinado, el 24 de febrero de 2010, Dawn Brancheau, de 40 años de edad, entrenadora experta en orcas que trabajaba en SeaWorld Orlando, en Florida, fue asesinada con similar violencia por la mayor orca de SeaWorld, Tilikum. Esta vez la noticia saltó a los medios y todo el mundo se enteró de lo sucedido. SeaWorld suspendió los shows en los que los entrenadores se sumergen en el agua con las orcas (una especialidad de SeaWorld) en todas sus instalaciones, San Diego, Orlando y San Antonio, para llevar a cabo una revisión de seguridad. Dicha suspensión se mantiene, y un nuevo espectáculo de orcas en SeaWorld nace, One Ocean, el cual se realiza sin someter a los entrenadores a trabajar con orcas en el agua.
Alexis Martínez y Dawn Brancheau juntos en Loro Parque

Escribí acerca de la muerte de Brancheau, y la vida de Tilikum, en un artículo llamado "El asesino de la piscina", (“The Killer in the Pool”). En ese momento, yo había oído que otro entrenador había muerto poco antes de Dawn, en un zoológico en las Islas Canarias. Pero no pude encontrar casi ninguna información, aparte de un artículo breve. Sin embargo, más y más detalles del accidente de Dawn Brancheau seguían surgiendo, lo sucedido en el Loro Parque comenzó a parecerme cada vez más importante-una severa advertencia sobre la imprevisibilidad y el potencial letal de las ballenas asesinas encerradas en los parques zoológicos para nuestro entretenimiento.
Tilikum había participado en dos muertes anteriores, y a los entrenadores de SeaWorld se les había prohibido entrar al agua con él. Tilikum se las arregló para volver a matar, agarrando a Brancheau del borde de una piscina de poca profundidad, tirando de ella y llevándosela al agua. Trágico, aunque no necesariamente sorprendente. Sin embargo, Keto, la orca que mató a Martínez y también es propiedad de Sea World, simplemente fue apartada de los entrenamientos rutinarios en el agua. Si Keto puede matar, me pregunté, ¿cómo puede considerarse seguro trabajar con cualquier orca que esté en cautividad?

Esta misma pregunta está en el centro de una confrontación actual entre SeaWorld y el Departamento de Seguridad Ocupacional y Salud (OSHA) de los Estados Unidos, la agencia federal que supervisa la seguridad en el lugar de trabajo. OSHA investigó la muerte de Dawn Brancheau y citó a SeaWorld Orlando por no proteger a los formadores "de riesgos reconocidos que se causen o puedan causar muerte o daño físico serio." Además, el OSHA dijo que SeaWorld había ignorado deliberadamente los peligros de trabajar con ballenas asesinas. "SeaWorld reconoció el riesgo inherente de permitir a los entrenadores interactuar con los animales potencialmente peligrosos", dijo Cindy Coe, administradora regional de OSHA en Atlanta, en un comunicado de prensa del 23 de agosto 2010. "Sin embargo, se requieren empleados a trabajar dentro de la paredes de la piscina, en las repisas y los estantes donde estaban sujetos a un comportamiento peligroso por los animales."
"Sin embargo, se requieren empleados para trabajar dentro de la piscina, en las cornisas y los bordes de la misma, donde están sujetos a un comportamiento peligroso por parte de los animales."
OSHA lleva recaudados $75,000 en denuncias contra SeaWorld, una pequeña cantidad para una compañía que supuestamente ganó $1,2 mil millones de dólares en 2010. Sin embargo, Según las disposiciones de OSHA en materia de seguridad, se han resumido en un documento titulado "Citación y Notificación de la condena," (Citation and Notification of Penalty) que podría tener consecuencias dramáticas para el futuro de SeaWorld. La cita está dirigida contra SeaWorld Orlando y se estipula que para crear un ambiente de trabajo seguro, el parque o bien debe terminar con el trabajo de los entrenadores en el agua y "el trabajo en seco". Esto significaría que los entrenadores trabajaran con las orcas desde el escenario o en los bordes de las piscinas menos profundas, o adoptar nuevas e importantes medidas de seguridad, como la colocación de barreras físicas entre los instructores y las orcas. Si se lleva a cabo, los cambios serían adoptados por todos los parques de SeaWorld, alteraría la naturaleza de los shows en, en la que los entrenadores nadan con las orcas e incluso llegan a montarse en ellas.
Dawn Brancheau fue la primera entrenadora de SeaWorld asesinada por una orca, después de más de cuatro décadas de espectáculos con orcas. (Aunque, como he aprendido durante la presentación de informes como "El asesino de la piscina", decenas de instructores se habían visto involucrados en incidentes graves con las orcas, varios de ellos requiriendo hospitalización.) Naturalmente, SeaWorld no estaba contento con el hecho de que sus entrenadores no pudieran seguir haciendo el show como siempre lo habían hecho a sabiendas de estar siendo sometidos a riesgos indebidos, ni con la demanda de la agencia para la adopción de medidas intrusivas de seguridad. El parque marino rechazó de pleno las conclusiones del OSHA, argumentando en un comunicado que eran "infundadas" y que "las acusaciones en esta cita no están respaldadas por ninguna prueba o precedente y refleja una falta fundamental de comprensión de los requisitos de seguridad asociados con el cuidado de mamíferos marinos. "

La disputa llega a un punto en septiembre, cuando la apelación de SeaWorld sobre los resultados del OSHA se celebre ante un juez federal administrativo de derecho de la Comisión de la Seguridad y Salud Ocupacional, un organismo independiente que juzga cuestiones por escrito cuando las decisiones del OSHA son desafiadas.
La refutación de SeaWorld contra OSHA me llevaron hacia Alexis Martínez y el Loro Parque. Alexis murió apenas dos meses antes de Dawn. Su muerte fue una tragedia aislada, ¿o era relevante para el debate más amplio entre OSHA y SeaWorld acerca de la seguridad y el futuro del entretenimiento con orcas?
Según me enteré, SeaWorld fue un socio clave en el lanzamiento del programa de orcas en el Loro Parque, alquilándole al propio parque cuatro orcas para ayudarle a iniciar Orca Ocean. El vicepresidente de comunicaciones de SeaWorld, Fred Jacobs, me lo explicó de esta manera en un e-mail: "Loro Parque es una institución zoológica muy respetada, y hemos trabajado con ellos durante años. La relación fue concebida principalmente como un préstamo de cría y para permitir que el Loro Parque mostrara estos extraordinarios animales. "Y añadió:" El acuerdo sólo difiere en la escala, colaboramos con decenas de asociaciones similares . La adición de Orca Ocean, una instalación que es comparable en tamaño y sofisticación a cualquier otra encontrada en los EE.UU., también nos proporcionan una mayor flexibilidad en la gestión de nuestra colección de orcas. "
En el momento en que se anunció el alquiler de las orcas, en diciembre de 2005, Jacobs dijo públicamente que había un "acuerdo financiero", pero declinó dar más detalles. Lo que está claro es lo siguiente: SeaWorld sería profundamente involucrado en la gestión de las orcas desde el momento en que llegaron en febrero de 2006. El personal de SeaWorld supervisó su cuidado y entrenamiento en el Loro Parque, y Brian Rokeach, un entrenador de alto nivel de SeaWorld San Diego, supervisó la sesión de entrenamiento en la que Alexis murió. En la medida en que su muerte podría ser considerada un precedente para lo que pasó con Brancheau o evidencia de que el trabajo con las orcas en los parques marinos es arriesgado y potencialmente letal, SeaWorld era íntimamente consciente de los detalles.
Le pregunté a Jacobs si la muerte de Alexis debería ser considerada relevante para las conclusiones de la OSHA con respecto a SeaWorld y la seguridad de los entrenadores. "Loro Parque es una institución zoológica independiente y muy respetada con sus propios protocolos", respondió. "Debido a estar situada en las Islas Canarias, sin embargo, no está sujeto a la OSHA. Debido a que está en desacuerdo con las citaciones de la OSHA, no podemos discutir más sobre él, salvo para reafirmar que sus afirmaciones reflejan una falta fundamental de comprensión de los requisitos de seguridad en el cuidado de estos animales ".
SeaWorld y Loro Parque fueron inicialmente receptivos a mis preguntas sobre esta noticia, pero negaron en repetidas ocasiones las solicitudes de entrevistas con los entrenadores y el personal directamente involucrado en la tragedia, citando el litigio OSHA. Sin embargo, lo que surgió de los informes y la amplia información detallada de los documentos confidenciales relacionados con el incidente es un caso en continuo estudio: cómo trabajan los entrenadores de orcas, lo fácil que es para una orca volverse agresiva de un momento a otro, y lo difícil que es ayudar a un entrenador en el agua una vez que una orca decide atacar.
DESCUBRIR LO QUE OCURRE detrás de las escenas en un parque acuático es sorprendentemente difícil. En mi experiencia, los directivos de SeaWorld son muy selectivos en cuanto a permitir el acceso de los medios de comunicación a sus entrenadores. Muchos de sus ex entrenadores todavía trabajan en el sector, donde SeaWorld tiene una enorme influencia, o se muestran reticentes a hablar abiertamente sobre su trabajo. El hecho de que Loro Parque se encuentra en una isla española  más cerca de África que de América del Norte no hizo las cosas más fáciles. El verano pasado, sin embargo, Naomi Rose, una veterana científica especializada en mamíferos marinos de la Sociedad Humanitaria Internacional, me conectó con una ex empleada de Orca Ocean, Suzanne Allee.  Suzanne había trabajado en el Loro Parque desde febrero de 2006 hasta julio de 2009, dejando este trabajo cerca de seis meses antes de que Alexis fue ra asesinado.
Suzanne, de 42 años de edad, nacida en Texas, dirigía el departamento de audiovisuales en Orca Ocean. Durante los shows, desde una cabina por encima de la piscina principal, dirigía la música y los vídeos para sincronizarlas con las secuencias de los trabajos realizados por las orcas y los entrenadores. La conocí en octubre pasado, cuando estaba en Washington, DC. Ella iba a reunirse con las agencias del gobierno, incluyendo el Servicio Nacional de Pesca Marina y la Comisión de Mamíferos Marinos involucrados en la exportación y el cuidado de las orcas en los parques acuáticos. Suzanne no tenía la intención de hablar sobre el Loro Parque después de que su contrato con el parque había terminado, pero cuando murió Alexis decidió que quería que el gobierno entendiera lo que estaba ocurriendo allí, y escribió un informe detallado sobre lo que había estado observando.

Suzanne vive ahora cerca de San Antonio y trabaja como directora de cine independiente y guionista. En 2005, estaba trabajando en un contrato temporal en el departamento de animación de SeaWorld San Antonio, cuando se enteró de que SeaWorld quería colaborar con Loro Parque para lanzar Orca Ocean. Una instalación completamente nueva de piscinas que se llenaba de millones de litros de agua salada bombeada desde el océano Atlántico se estaba construyendo. Un contrato a tiempo completo en una isla exótica sonaba atractivo.
Suzanne llegó a Orca Ocean el 13 de febrero de 2006, un día antes cuatro orcas fueran traídas desde SeaWrold en un avión de transporte de fuselaje ancho. Keto (un varón de diez años de edad) y Tekoa (un macho de cinco años de edad) vinieron de SeaWorld San Antonio. Kohana (una hembra de tres años de edad) y Skyla (una hembra de dos años de edad) de SeaWorld Orlando. Las orcas son muy inteligentes, altamente sociables, y adaptarse a un nuevo entorno y jerarquía social es siempre difícil.  De ambas orcas hembras se esperaba que empezaran a procrear desde que alcanzaran la madurez, y fueron separadas de sus madres para el traslado. Keto, que nació en SeaWorld Orlando, se dirigía así a su cuarto parque acuático en siete años. (Para más detalles sobre la vida de las orcas cautivas en comparación con las de la naturaleza, ver "El asesino de la piscina.") Thad Lacinak, por entonces vicepresidente de SeaWorld y comisario de las empresas para la formación de los entrenadores, voló hasta Tenerife para ver a las orcas en su nuevo hogar. Mark Galán, un entrenador de alto nivel de SeaWorld Orlando, también estaba allí para recibir a las orcas y supervisaría su cuidado y entrenamiento para los próximos 18 meses.
Para ayudar a levantar Orca Ocean, SeaWorld entrenó a un grupo de entrenadores de Loro Parque en sus parques de San Antonio y Orlando. Después de su inauguración, el veterinario de SeaWorld, James McBain, realizó visitas periódicas al parque, y los veterinarios de SeaWorld tenían contacto cada dos semanas con entrenadores de Loro Parque para hablar sobre la salud de los animales. SeaWorld es capaz de controlar a las orcas a través del sistema de cámaras de vigilancia del Loro Parque. El jefe de zoología de SeaWorld, Brad Andrews, visitaba el parque al menos dos veces al año para realizar las evaluaciones.

Cuando el supervisor que había asignado SeaWorld estaba ausente por cualquier motivo, SeaWorld hacía que viniera otro  en un reemplazo temporal. En septiembre de 2006, Dawn Brancheau sacó una rotación temporal en el Loro Parque, que llegan para reemplazar a Marcos Galán. De acuerdo con Allee, la habilidad de Brancheau y el arte en el agua con las ballenas impresionó al equipo de Loro Parque. Brancheau también se convirtió en cerca de Martínez. Después de su muerte, Estefanía Rodríguez dice que, "Dawn fue la única persona que realmente mostró sus sentimientos acerca de Alexis. Cuando ella murió, revivimos todo otra vez. "
Suzanne Alle trabajó en el Loro Parque entre 2006 y el 2009




CUANDO SUZANNE PASEÓ POR EL LORO PARQUE por primera vez, pensó que Orca Ocean podría ser una instalación espectacular, con dos piscinas nuevas y una piscina médica, liderada por una piscina central y gran estadio con un escenario principal y una enorme pantalla de video. Se creó todo en un contexto tropical, con unas hermosas vistas al océano. En poco tiempo, sin embargo, Suzanne comenzó a preguntarse si Orca Ocean estaba listo para el ese paso. Sus sospechas se confirmaron nada más llegar las orcas: la hamaca en la que se encontraba Keto comenzó a rajarse mientras la orca seguía suspendida en el aire.

"Hubo una carrera loca para traerlo de vuelta al tanque [de transporte] de agua", recuerda Suzanne. Los siguientes tres años o más en Orca Ocean sólo intensificaron sus preocupaciones. "No tenían ni idea de lo que se necesita para llevar una operación de semejante calibre", dice.
Con respecto a las preocupaciones de Suzanne, Delponti argumentó que ella no está en condiciones de hacer esos juicios porque no es entrenadora experta en cetáceos. "Cabe señalar que las atribuciones de Suzanne durante el tiempo estuvo en el Loro Parque no incluían el adiestramiento, el cuidado, o la interpretación de los animales que viven allí", me contestó Delponti por correo electrónico. "Ella era técnico audiovisual bajo contrato. Hemos cuidado y mostrado mamífero marinos durante muchos años. Nuestro personal está altamente formado y entrenado. Hemos trabajado con SeaWorld en todos los aspectos de este programa. "
Orca Ocean se inauguró oficialmente el 17 de febrero de 2006, con una gala en la que asistieron el presidente del Loro Parque, Wolfgang Kiessling, August Busch III, entonces presidente de Anheuser-Busch InBev (por aquel entonces dueño de Sea World), y Adán Martín, entonces presidente de la Islas Canarias. La apertura había sido originalmente programada para el 17 de diciembre 2005, el 33 aniversario de Loro Parque, pero la construcción de las piscinas la habían pospuesto. Después de la ceremonia de inauguración, el complejo fue cerrado durante cuatro semanas para que los trabajos eléctricos y otros retoques finales se pudieran completar y, según Delponti, para que los recién llegados pudieran aclimatarse a las piscinas.

El primer show abierto al público en general tuvo lugar el 17 de marzo de 2006, pero hubo problemas con las nuevas piscians. Habían sido recubiertas con un producto llamado Metflex, y no se habían adherido correctamente, (Metflex y Loro Parque se echaban la culpa la una a la otra.) Esto, a su vez, condujo a problemas con las orcas. Las orcas, los mayores miembros de la familia de los delfines, tienen un sofisticado sonar y la capacidad de localizar y explotar cualquier defecto en sus piscinas. También tienen una propensión a la búsqueda de cualquier posible desviación en el relativamente estéril ambiente de un parque acuático. Keto, Tekoa, Skyla y Kohana desarrollaron rápidamente el hábito de usar sus dientes para pelar tiras de Metflex de las paredes de la piscina, como niños aburridos que  recogen pintura suelta.
Una semana después de la apertura, con un lleno absoluto en el estadio, las cuatro orcas aparecieron en la zona de detrás del escenario con bandas de Metflex y pintura de la piscina colgando de la boca y arrastrándola. Los entrenadores se apresuraron a borrar la pintura con alcohol isopropílico. Cuando las orcas fueron dejados dentro de la piscina principal del show, hicieron caso omiso a los entrenadores y volvieron a picar el Metflex de las piscinas traseras. El espectáculo fue un desastre. Una vez más, Orca Ocean fue cerrada por reparaciones, esta vez durante diez semanas.
Incluso después de las reparaciones, las tiras Metflex se presentaba en los skimmers piscina, y las orcas continuaron picándolo e ingiriéndolo. Hacia finales de 2006, Keto, Skyla y Kohana se sometieron a una endoscopia para examinar su tracto gastrointestinal. Una endoscopia en una orca requiere elevar al animal fuera del agua levantando el suelo de una piscina mecánicamente. Mientras los entrenadores tratan de inmovilizar a la orca, un trozo de madera se coloca en su boca y un tubo flexible con una cámara serpentea a través de la garganta para examinar su sistema digestivo. Suzanne documentó el procedimiento en video. El vídeo muestra los momentos clave durante una endoscopia que Keto sufrió en noviembre de 2006 (http://www.outsideonline.com/featured-videos/Keto-Endoscopy.html#ooid=g1ZnFuMjoTNym7ofVP-_3VhzoXZCpdD1). El vídeo muestra los momentos clave durante una endoscopia a la que fue sometido Keto en noviembre de 2006.
Cuando le pregunté a Delponti acerca de los procedimientos, esta me dijo: "La endoscopia es un procedimiento rutinario de diagnóstico que se utiliza si los veterinarios profesionales sospechan de la ingestión de un objeto extraño. Estos acontecimientos son raros, y todos los animales que viven en el Loro Parque se encuentran en excelente estado de salud hoy en día." (Con el tiempo, Loro Parque reemplazó al Metflex con un recubrimiento de piscina diferente.)
Las cuatro orcas del Loro Parque también tuvieron problemas para adaptarse entre ellas. En la naturaleza, la mayoría de las orcas viven en grupos familiares, con una estructura matriarcal bien organizada. Keto, Skyla, Kohana, y Tekoa nacieron y fueran criadas todas en parques acuáticos, pero habían sido separadas de sus estructuras sociales establecidas en SeaWorld San Antonio y SeaWorld Orlando. Sin los lazos de familia y con distinto lenguaje, las orcas tenían que resolver el intrincado problema de la jerarquía social. Una forma de hacerlo es a través de la intimidación y la agresión, que a veces da como resultado un grupo relativamente estable, y a veces no. La estructura social se complicó ya que en el Loro Parque no había ninguna hembra madura y claramente dominante para establecer el orden.
Durante su tiempo en Loro Parque, Suzanne documentó algunos de los daños sufridos como consecuencia de las agresiones entre ellas. Esta imagen muestra a Kohana en octubre de 2006, después de que Keto moridera su aleta dorsal (http://media.outsideonline.com/images/Orca_KohanaDorsal_071211.jpg).

Le pregunté a Patricia Delponti acerca de la estructura social de las orcas y de cualquier agresión, tales como las embestidas y mordidas que se estaban produciendo en Orca Ocean. Ella respondió que las orcas son un grupo estable. "Las ballenas asesinas son animales sociales y cualquier otro grupo de estos animales, ya sea en la naturaleza o en una instalación como Orca Ocean, elabora su propia estructura social, incluida la jerarquía de dominación", escribió, añadiendo que "los golpes y los arañazos... son expresiones completamente normales en cualquier especie social y que cualquier lesión o enfermedad en los animales es tratada oportuna y profesionalmente. "
Alexis Martínez también prestó mucha atención a la estructura social y el comportamiento de las ballenas. Como cualquier buen entrenador, él sabía que cuanto mejor llegara a conocer a cada ballena-su estado de ánimo, sus preferencias, sus gustos, etc. más seguro estaría él. Alexis llevaba un registro sobre cómo interactuaban entre sí las orcas y cómo se comportaron durante los entrenamientos y los espectáculos. Entre junio y octubre de 2009, Alexis centró sus registros en Kohana, que se sometería a una prueba de ultrasonido en agosto para determinar si estaba embarazada, e hizo referencia a su lentitud durante los entrenamientos, así como a sus frecuentes vocalizaciones que parecían indicar que era infeliz. "Malas vocalizaciones en el Grupo A", señaló Alexis en junio. "Vuelve a la sensación de inseguridad cuando está separada, sola, tanto en los entrenamientos como en los shows." A finales de septiembre, señaló que las vocalizaciones de Kohana y su actitud habían mejorado pero que "siempre tiene subidas y bajadas de temperamento (inestable)."
En agosto, hizo un resumen de la complicada dinámica sexual en las piscinas, que también afectó a la estabilidad del grupo de orcas. "Keto está obsesionado con el control de Kohana, no se separa de ella ni en los shows", escribió. "Tekoa es muy sexual cuando está a solas con Kohana (con el pene fuera). Keto es sexual con Tekoa. "El 2 de septiembre de 2009, sin dar más detalles, señaló que "Brian [Rokeach, el entrenador supervisor de SeaWorld en Loro Parque en ese momento] había tenido un pequeño incidente con Keto a primera hora de la mañana ", y que que era "un día muy malo para Keto." el 12 de septiembre, escribió: "Todos los animales están mal. Es un d
ía seco para Kohana. "
He aquí un video de Martínez actuando con Kohana en la primavera de 2009 (http://www.outsideonline.com/featured-videos/Alexis-and-Kohana.html) .
A veces, incluso el público se percataba de los problemas entre las orcas. Durante un espectáculo en el que Suzanne estaba trabajando en el verano de 2007, Tekoa estaba actuando cuando Keto corrió hacia la piscina del show, le embistió, y luego procedió a perseguirlo. Después de que los entrenadores recuperaran el control, completaron la actuación con Tekoa, a pesar de que sangraba visiblemente de sus heridas debidas a la embestida de Keto. Su pose final antes de finalizar el show fue de cuerpo entero en el escenario principal. "La última imagen que el público vio fue el escenario cubierto de sangre de Tekoa", recuerda Suzanne.
Suzanne había visto conflictos entre las orcas durante el tiempo que trabajó en SeaWorld San Antonio, pero la dinámica en el Loro Parque se veía diferente. "Nunca he visto tantos casos en que los animales estuvieran fuera de control o golpeándose los unos a los otros", me dijo. "Hubieron muchos shows en los que no se hacía trabajo de agua ni los entrenadores tenían a los animales bajo control."
Es imposible saber los que significaba el reto de adaptarse a una nueva vida en las piscinas del Loro Parque y el incremento del riesgo que ello suponía para los entrenadores. Sin embargo, dos años antes de Keto matara a Alexis, el Loro Parque a punto estuvo de perder a una entrenadora de 29 años de edad, Claudia Vollhardt, debido a un ataque de Tekoa. En octubre de 2007, Claudia Vollhardt estaba haciendo una sesión de entrenamiento con Tekoa, una orca de alrededor de 1400 kilos de peso en aquella época, bajo la supervisión del entrenador principal de SeaWorld Steve Aibel, el cual también sufrió un ataque por una orca en SeaWorld San Antonio en 2004
(http://www.msnbc.msn.com/id/5530108/ns/us_news/).
Cuando las orcas realizan una conducta correcta, son “reforzados” (a menudo con un silbido de los silbatos de los entrenadores que en esencia significa "bien hecho") y luego reciben un refuerzo en forma de una recompensa, como un pez o un masaje lúdico. Cuando no se realizan correctamente, el entrenador reacciona con una respuesta neutral de tres segundos y retiene la recompensa. Si se repite un ejercicio, y no existe recompensa, esto puede conducir a una ballena asesina a la frustración. "La pregunta que el entrenador tiene que estar constantemente preguntándose es: ¿Está este animal ligeramente frustrado, pero todavía tengo la capacidad de permanecer con él y trabajar con el problema", explica Samantha Berg, quien trabajó como entrenadora en Shamu SeaWorld Orlando desde principios de la década de 1990. "O me he ido más allá de los límites de este animal y es el momento para cortar, tomar un descanso, y empezar de nuevo?"
Suzanne estaba en la oficina de los entrenadores cuando oyó la alarma de emergencia, salió corriendo y se encontró con una escena caótica. Steve Aibel estaba agazapado gritando para que el personal de Orca Ocean pusiera una red en la piscina (a las orcas se les enseña a retirarse cuando una red se cae al agua.) Cuando Tekoa dejó libre a Claudia por un momento, Steve logró arrastrarla hasta una de las entradas de la piscina. De inmediato comenzó la RCP y gritó para que alguien llamara a una ambulancia, mientras Tekoa seguía tratando de alcanzar a Claudia mientras yacía al lado de la piscina. Claudia fue llevada a una oficina cercana, donde se le cortó su traje de neopreno, cubierto de marcas de mordiscos y sangre, y luego se la llevó una ambulancia a la unidad de cuidados intensivos del hospital de La Laguna. Ella se recuperó, después de la cirugía en el brazo lacerado y roto.
"Claudia es bióloga marina con experiencia profesional en mamíferos marinos", me escribió Delponti cuando le pregunté acerca de este incidente. "Todo se estaba llevando a cabo adecuadamente ese día. Nuestro protocolo de respuesta ha funcionado correctamente y estamos satisfechos de que se recuperara completamente. A día de hoy, trabaja por su propia voluntad en Orca Ocean ".

En un comunicado de prensa, Loro Parque describió el incidente como un accidente causado por la mala suerte. Sin embargo, tanto el Loro Parque como SeaWorld llevaron a cabo una evaluación de seguridad después del incidente, lo que llevó a la mejora de las medidas de respuesta a emergencias, incluyendo la instalación de un desfibrilador. De acuerdo con Suzanne Allee y Estefanía Rodríguez, los entrenadores de Orca Ocean dejaron de trabajar en el agua durante más de seis meses. Además, se aplicaron protocolos especiales con Tekoa, y se impusieron restricciones al trabajar con él. "Nuestros protocolos son continuamente evaluados y tratamos de aprender de los incidentes de este tipo para mejorar nuestras técnicas y equipos", escribió Patricia Delponti.
Skyla ha mostrado signos de incertidumbre también. En la primavera de 2009, durante un espectáculo público, comenzó a empujar a su entrenador en la piscina y contra la pared. Poco después, se aplicaron protocolos especiales sobre las limitaciones del trabajo de agua y se aplicó la norma de que sólo los entrenadores superiores trabajaran con ella. De las cuatro orcas de SeaWorld en Loro Parque, Keto y Kohana sólo se consideraban ahora totalmente adecuadas para el trabajo rutinario en el agua.
TRAS EL ATAQUE DE TEKOA, Alexis le contó a Estefanía acerca de la imprevisibilidad de las orcas y la forma en que muchas veces golpeaban las puertas de las piscinas. Dijo que vio un montón de pequeños incidentes que le preocupaban y que podrían haberse convertido en peligrosos. Todo el mundo en Orca Ocean trataba este comportamiento como normal, le explicó.
A Alexis le encantaba trabajar con las orcas. Con el tiempo, sin embargo, según Estefanía, la emoción y el encanto de trabajar en Orca Ocean comenzó a desaparecer para él. La paga no valía la pena el riesgo y el trabajo era agotador, le dijo. Pero en 2009, con la Navidad cerca, Alexis fue seleccionado para actuar en el espectáculo navideño, junto a Brian Rokeach, de SeaWorld San Diego. En el día fatal, el 24 de diciembre, Alexis y Brian, junto con otros cinco entrenadores de Orca Ocean, habían hecho una sesión de entrenamiento por la mañana con Keto, que se encontraba solo en la piscina principal, mientras que las otras tres orcas fueron puestas en las piscinas traseras.
Como se ha señalado, SeaWorld y Loro Parque se negaron a hacer responsable a cualquier persona con conocimiento directo de los hechos disponible para hacer comentarios. Sin embargo, los parques acuáticos investigan y crean informes oficiales después de incidentes graves, y hay una notificación del incidente, del 30 de diciembre de 2009, que narra la historia de la muerte de Alexis. Me enteré de los detalles contenidos en el mismo, pero cuando le pregunté a Fred Jacobs de SeaWorld y Patricia Delponti del Loro Parque sobre ello, se negaron a hacer cualquier comentario, citando el litigio OSHA, añadiendo que ya no se comunicarían conmigo o con el exterior sobre la historia. (Jacobs también dijo que había errores en mi informe, pero se negó a especificar u ofrecer cualquier corrección.) Lo que sigue, por lo tanto, se basa en los datos del informe del incidente.
Según el informe, Keto "parecía de buen humor" ese día y se había portado bien durante el cuidado rutinario de los animales y una sesión de natación con Skyla. Sin embargo, el informe señala que a menudo Keto mostraba más interés en lo que estaba pasando con las demás orcas que en su propio entrenamiento. También alude a un incidente del 2 de septiembre de 2009, presumiblemente el mismo incidente con Brian Rokeach que Alexis mencionó en su diario en el que dice que Keto estaba emitiendo sonidos en un ejercicio en el que el entrenador se sube de pie encima de la orca mientras esta recorre el trayecto alrededor del perímetro de la piscina, luego se puso “fuera de control" y se fue, nadando rápidamente alrededor de la piscina y cabeceando de una manera agitada después de que el entrenador que lo había estado montando había saltado.
Durante la sesión fatal, Brian Rokeach trabajó desde el escenario principal del show, Alexis Martínez se fue con Keto en el agua, y los otros entrenadores de Loro Parque se encontraban en diferentes lugares alrededor de la piscina. Según el informe, Keto comenzó bien, pero luego Alexis trató de hacer un ejercicio llamado stand-on spy hop, en el cual Alexis tenía que subirse en el rostro de Keto, y este lo tendría que subirlo verticalmente hacia arriba y fuera del agua. Keto llevaba una buena potencia, pero se inclinó ligeramente a medida que sacaba a Alexis del agua, y este se cayó. Debido a que el truco no había sido ejecutado limpiamente, Keto no fue recompensado.
Poco tiempo después, Alexis inició otro salto. Una vez más, Keto salió del agua girando, y esta vez Alexis no recompensó a Keto. Para ayudarlo a que volviera a concentrarse, fue llamado a una parte poco profunda de la piscina, y cuando obedeció a otro entrenador se le recompensó con dos puñados de pescado. Keto, de acuerdo con el informe, parecía estar calmado. Alexis le dijo a Brian y a los demás que iba a montar a Keto, descender con él y subirse al escenario, una secuencia llamada haul-out. En el camino, Keto fue demasiado profundo, y mientras se acercaba al fondo de la piscina de 12 metros, Alexis abandonó el recorrido y le indicó a Keto que le siguiera. Juntos fueron hasta la superficie, y otra vez Alexis no recompensó a Keto por no haber ejecutado el ejercicio correctamente.
Esta vez, sin embargo, Keto respondió de manera extraña. De acuerdo con el informe del incidente, Keto ascendió a superficie con Alexis y parecía estar en calma, pero parece situarse entre Alexis y el escenario. Alexis esperaba a que Keto se calmara y pidió una llamada a través de un tono bajo el agua. Keto respondió y nadó hacia Brian, que estaba de pie en el escenario. Sin embargo, Brian observó que Keto parecía "no estar muy comprometido a permanecer bajo control" y tenía los ojos muy abiertos. En vez de caminar hacia el cubo del pescado,  le preguntó a otro entrenador que se lo trajera. Al igual que Alexis, Brian le dio a Keto una señal manual para que se centrara, uno de los comportamientos más simples y el primer ejercicio que cualquier orca en un parque acuático aprende. Cuando Brian sintió que Keto estaba bajo un mayor control, le pidió a Alexis, que había estado esperando pacientemente cerca del centro de la piscina, que nadara lentamente hacia el slide-off (una rampa de conexión entre piscinas) al borde del escenario principal para que pudiera salir del agua. Notablemente, el informe del incidente no hace mención de que Brian hubiera alimentado a Keto.

Keto ya había protagonizado un incidente cuando arrastró a Claudia, otra entrenadora en Loro Parque, al fondo de lapiscina provocándole graves daños



Mientras Alexis comenzaba a nadar suavemente, según indica el informe, Keto se dio cuenta y empezó a inclinarse en esa dirección. Intuyendo que estaba a punto de perder el control, Brian dio otra orden a Keto. Esta vez, Keto lo ignoró. Fue tras Alexis, volviendo arrastrándolo hacia el fondo de la piscina. (En su testimonio ante los investigadores de Canarias, el asistente-supervisor de Orca Ocean Rafael Sánchez dijo: "El animal en cuestión se movió hacia él y lo golpeó violentamente y jugó con su cuerpo.")
Brian y los otros entrenadores hicieron lo que pudieron, pero una poderosa orca de 3000 kilos es el amo de su dominio. Brian golpeó el agua y golpeó el cubo en el escenario, ambas señales para que Keto volviera. Dio una palmada en el agua otra vez, y esta vez Keto respondió, dejando a Alexis en el fondo de la piscina, Alexis había estado bajo el agua aproximadamente 30 segundos, y Keto había emergido sin él. Brian hizo sonar la alarma de emergencia. Keto tomó una respiración rápida y volvió a por Alexis, para emerger un momento después a superficie con el cuerpo inerte de Alexis en la boca. Brian había llamado al equipo para echar una red en el agua mientras que los otros entrenadores se apresuraron a cercar a las otras tres orcas en una de las piscinas. Les llevó casi dos minutos desplazar a Keto fuera de la piscina principal y asegurar las puertas entre las piscinas.
En este punto, Alexis (aparte del breve momento en que Keto lo trajo a la superficie), había estado en el fondo de la piscina durante casi 3 minutos. Brian junto con otro entrenador entraron en el agua para sacar a Alexis, que estaba inconsciente y tenía sangre saliéndole de la nariz y la boca. Angustiado, Brian inició inmediatamente la RCP. Se trajo un desfibrilador, y Loro Parque llamó a una ambulancia. Pero Alexis no pudo ser reanimado.
Loro Parque emitió un comunicado diciendo que la muerte de Alexis había sido un "desafortunado accidente" y que había muerto probablemente debido a la asfixia como resultado de la compresión del pecho. "Después de completar el ejercicio," decía el comunicado, "Alexis fue golpeado por la orca en una reacción inesperada del animal", y agregó que "el estudio de los hechos muestra que el comportamiento del animal no se corresponde con la forma en que estos mamíferos marinos atacan a sus presas en la naturaleza, sino más bien a un cambio de posición ".
Pero como con Dawn Brancheau, el informe de la autopsia de Alexis afirma sin rodeos que la suya fue una "muerte violenta". En él se describen múltiples cortes y contusiones, el colapso de ambos pulmones, fracturas en las costillas y el esternón, un hígado lacerado severamente, órganos vitales dañados, y marcas de pinchazos “en consonancia con los dientes de una orca”. Se concluye que la causa inmediata de muerte fue por la entrada de líquido en los pulmones (es decir, ahogamiento), pero que la causa fundamental fue “asfixia mecánica debido a la compresión y el aplastamiento de el abdomen y tórax con lesiones en los órganos vitales”.
En otras palabras, en algún momento Keto probablemente estrelló a Alexis con tal ferocidad que le aplastó el pecho.
¿Y QUE IMPULSA a un animal en cautiverio a comportarse así? SeaWorld y Loro Parque mantienen los perfiles de sus orcas, que, además de su historial, incluyen características físicas, y notas sobre su estado de salud, incluyendo las tendencias y las observaciones de la personalidad. Estos perfiles están muy bien guardados, pero me las arreglé para conseguir algunos de los detalles utilizados para ayudar a los entrenadores a entender a Keto.
El perfil de Keto indica que antes de trasladarse al Loro Parque en 2006 no le gustaban los grandes cambios en su ambiente y, en ocasiones, lo pasaba mal si se le separaba de las demás orcas por mucho tiempo. En la sección de “tendencias agresivas”, el perfil indica que Keto a veces hacía caso omiso a los entrenadores, y llevaba a cabo conductas de forma incorrecta antes de ponerse agresivo. En algunas ocasiones durante el tiempo que estuvo en los parques de SeaWorld, según muestra su perfil, Keto se acercaba a los entrenadores con la boca abierta, y en un incidente llegó a morderle la pierna a un entrenador. Ninguno de estos incidentes, de acuerdo con el perfil, produjo una lesión.
A medida que Keto maduraba, se fue convirtiendo en una orca bastante confiable en las sesiones de trabajo de agua. Sin embargo, también se señala que la fiabilidad de Keto fue influenciada por la estructura social de las ballenas en su grupo y que podía ser inconsistente cuando había malestar en el grupo o actividad sexual. En SeaWorld San Antonio, y según el perfil, el equipo directivo de SeaWorld tomó la precaución de evitar el trabajo de agua con Keto cuando Kayla (una orca hembra que en la que Keto estaba interesado) estaba junto con Ky (otra ballena macho).

El entrenador de Orca Ocean Alexis Martínez con Keto Fotografía: Estel Moore


A fin de explorar lo que podría haber iniciado el comportamiento que llevó a Keto a matar a Alexis, le pregunté a cuatro ex entrenadores de SeaWorld para analizar la interacción de Alexis con Keto. Todos ellos advirtieron que los juicios que un entrenador tiene que hacer en el agua son muy subjetivos. “Lo que un entrenador aplica a una ballena podría tener consecuencias totalmente diferentes durante una interacción con otra ballena”, dice Carol Ray, que trabajó en SeaWorld Orlando desde 1987 hasta diciembre de 1990.
Basándose en la información que compartí con ellos sobre el incidente, no se veía un error manifiesto o una decisión catastrófica. Sin embargo, sí se centraron en algunos hechos: que Keto había ejecutado una serie de ejercicios de un requerimiento alto de energía que no fueron recompensados, que se le había cambiado de entrenadores durante la sesión, y que Brian Rockeach había pedido a Alexis que saliera nadando antes de dar cualquier refuerzo primario (pescado) a Keto.
He visto que el personal de SeaWorld se centraba en la decisión de Brian para mandar a Alexis al lateral de la piscina (que era la salida más rápida, pero también lo acercó más al escenario y a Keto) en lugar de haberlo dejado salir del otro lado de la piscina. La decisión de Brian de pedir a Alexis que nadara antes de darle pescado a Keto, (posiblemente para establecer un mejor control), también fue juzgado. (He intentado en varias ocasiones hablar con Brian directamente y a través de SeaWorld para conocer su opinión sobre el incidente, pero nunca obtuve una respuesta.)
Lo que sí conseguí sacar en claro fue que dada la subjetividad y la complejidad de la interacción entre un humano y una orca en una piscina de un parque acuático, parece poco probable que un entrenador pueda tomar la decisión correcta siempre. Como dijo la ex entrenadora de SeaWorld Samantha Berg, “las cosas están sucediendo en tantos niveles diferentes que cualquier afirmación de que es posible controlar todas las variables es absolutamente absurda. Y le puedo asegurar que las ballenas se ven a menudo frustradas cuando los entrenadores hacen algo que no tiene sentido para ellas."
Una orca frustrada, ya sea luchando contra el cautiverio, la estructura social, la tensión sexual, la mala salud, o los entrenamientos, es una orca potencialmente peligrosa. “Este no es un problema con la mayoría de las orcas la mayor parte del tiempo”, dice Ray. “Pero en casos como Keto, Alexis, y Brian, podría ser suficiente [para Keto] decir: ¡Que te jodan! Hice lo mejor que pude para sacar tu culo humano fuera del agua la forma en que tú querías que lo hiciera, ¡dos veces maldita sea!” Es lógico pensar en el estrés que supone para un animal tan inteligente, y que está limitado tratando de hacer algo lo mejor que puede para unas personas que controlan su alimentación y su vida.”
El informe sobre el incidente, en efecto, reconoce la comprensión imperfecta entre el hombre y la orca. En cuanto al asesinato de Alexis, el informe concluye secamente, “el comportamiento de los animales involucrados: imprevisto e incorrecto”, “incorrecto” es una descripción totalmente inadecuada de lo que Keto le hizo a Alexis Martínez.
Pero es el “imprevisto” que debería poner a cualquier entrenador nervioso. Keto no había sido designado como una orca peligrosa, pero envió el mensaje de que una orca nunca puede realmente ser considerada segura y que ningún entrenador en el agua está realmente libre de riesgo.
Desde la muerte de Alexis, Orca Ocean no ha reanudado el trabajo de agua con las orcas. Tres de las cuatro orcas que recibió de SeaWorld: Keto, Tekoa y Skyla, ahora tienen un historial de incidentes. Mientras tanto, Kohana dio a luz por primera vez a Adán, a finales de 2010. Por su parte, SeaWorld dejó hacer trabajo de agua en sus tres parques en el período inmediatamente posterior a la muerte de Alexis en un intento de obtener más detalles sobre lo ocurrido. Sin embargo, una semana después, los entrenadores ya estaban de nuevo en el agua. Se prolongó por casi dos meses, hasta que la muerte de Dawn Brancheau provocó otra suspensión de los trabajos de agua, que sigue en vigor.
Sin embargo, SeaWorld ha dicho que le gustaría volver a hacer trabajo de agua con sus orcas, y el parque ha estado explorando la instalación de plataformas elevadoras en algunas de sus piscinas para subir rápidamente a una orcas y que le dé tiempo al entrenador a salir del agua. Otras medidas de seguridad que se han considerado son los sistemas de aire personal para los entrenadores y el despliegue de vehículos submarinos que podrían distraer a las orcas en el caso de una emergencia. Esto sin duda sugiere que SeaWorld comprende que hay riesgos inherentes que surgen cuando los seres humanos entran en el agua con uno de los depredadores más poderosos e inteligentes del océano.
Al final, la muerte de Alexis ofrece el testimonio más convincente posible en este punto. En su informe, el Ministerio de Trabajo e Inmigración de las  Islas Canarias señala que el principal riesgo está “precisamente en la interacción con un animal que pesa más de tres mil kilos de peso y también en su ambiente natural (el agua).” El informe concluye que Martínez estaba involucrado en una “actividad inherentemente arriesgada” y que la única acción preventiva es muy sencilla: “la prohibición de la actividad”
En última instancia, la cuestión de si la realización de shows con entrenadores en el agua y con las orcas en SeaWorld debe terminar o ser severamente limitada por las medidas de seguridad se decidirá por el procedimiento de OSHA. Si, después de que el proceso judicial se resuelva, cesa el trabajo de agua, sería un logro para Estefanía. Alexis nunca está lejos de su mente, y sus cenizas están enterradas en un lugar cerca de su casa, bajo la protección de un Drago que da al mar.
“Si se demuestra que no hay seguridad por el comportamiento impredecible de las orcas, este tipo de espectáculo debe terminar”, dice. “Demasiadas personas han muerto, y esto no debería suceder otra vez”.
http://www.outsideonline.com/outdoor-adventure/nature/Blood-in-the-Water-Keto.html

Tilikum, la orca que mató a Dawn en Orlando, EEUU. 


8 comentarios:

  1. Me parece increíble la manipulación de los medios con el tema de Alexis. El poder de esta gente es tan grande que son capaces de comprarlo todo, escalofriante. Gracias por la publicación

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el artículo está francamente genial y es necesario q la gente sepa como es la cruda realidad en este parque!!ya está bien!!!

    ResponderEliminar
  3. QUE TRISTEZA!!! DE LOS HUMANOS ABURRIDOS EN SU MUNDO QUERIENDO HACER DE PAYASOS PARA SU EGOISTA DIVERSION A TAN BELLOS ANIMALES, ES COMO SI LOS PECES SECUESTRARAN HUMANOS Y LOS ENCERRARAN EN EL FONDO DEL MAR EN UNA BURBUJA DE AIRE PARA BENEPLACITO DE OTROS PECES, SEA WORLD LLENANDO$E $$$, EL DOCUMENTAL THE COVE EXPLICA PARTE DE ESTA LUCRATIVA LABOR

    ResponderEliminar
  4. the cove en primer lugar es sobre como los japoneses matan a delfines.y para mi sea world orlando por ejm es una oportunidad para que la gente vea y trate de concicir con estos animales ya que en alguna spartes del mundo hay casa de ballenas y delfines para mostrar la ombria ademas de que sea world es sin lucros para vuestra informacion.Yo se que esta mal que los tengan ahi pero si la gente los siguen casando las unicasd ballenas y delfines que vana vivir van a ser los de estos parques y loro park es un parque de quinta en punta cana y no lo puiedes comparar con sea world

    ResponderEliminar
  5. Hola. Gracias por tu comentario.
    El artículo "Sangre en el agua" intenta sensibilizar y dar más luz al caso de Alexis Martínez, un gran desconocido y profundamente escondido por motivos obvios, aunque sin duda también despierta el ya mítico dilema del cautiverio animal. Sin duda, desde Ocean-Free Project promovemos la libertad animal y ante todo la eliminación de los shows, harto demostrado que provocan un innecesario estrés al animal cautivo.
    Loro Parque es un zoológico en las Islas Canarias en donde Alexis Martínez falleció después de que una orca lo ahogara y le provocara lesiones irreparables, comportamiento por otro lado que solo se ha constatado en parques temáticos de esta índole y no en la naturaleza. No sé si existe otro bajo el mismo nombre u otro parecido en algún otro lugar.
    De nuevo gracias por tu comentario y un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola! El artículo lo lei hace tiempo. Darte las gracias por él es poco para hacerte llegar lo que significa para mi. Poco a poco todo sale a luz. De nuevo encontré valor para releerlo. Lo vuelvo a compartir para que la gente siga sabiendo la verdad. Siempre en nuestro corazón Alex! Tqm

    ResponderEliminar
  7. Amo a las orcas y en el caso de alexis no fue culpa del animal los mamiferos marinos tienen un oido muy sensible y en los shows con tanta gente se ponen nerviosos.Y fuera del cautiverio no lo an echo nunca. Igualmente siento lo de alexis .

    ResponderEliminar
  8. Simplemente magnifico tu articulo, es dificil de creer que hay personas que ignoran las señales del animal para saber que no esta bien, incomodo etc, y gracias a eso podrian evitar mas tragedias, triste son los casos de las personas que han perdido la vida dedicandosela a lo que mas aman

    ResponderEliminar